Return to JOURNAL

El pasado septiembre en el Bienal de arte latinoamericano del Bronx alguien me pregunto -qué mensaje le daría yo a jóvenes aspirantes al arte. Una pregunta que en mi día de cumpleaños puso algo más de peso en mi edad y nueva etapa.

Esta fue la respuesta que le di: Ten siempre en cuenta que para el artista hay tres mundos. Tu mundo, el mundo en que vives y el mundo del arte. Tu decidirás con el tiempo cual es más importante para ti y en cual te sientes más cómodo. Pero hay algo que debes saber antes de entrar al mundo del arte.

«Que inconstante es la promesa, que breve la sinceridad, que malentendida es la timidez, que impertinente son los celos, que puntual es la crítica, que sorpresiva es la burla, que obvia es la indiferencia; y que inconsistente y necesario es el vino.
Pero que buen consejero se vuelve el silencio, gran compañera la cordura, gran pacificadora la sonrisa, cuan paciente y fiel la soledad que te espera; y que aflicción más bella la creatividad y la adición o don de poder crear.»