Return to BLOG

Te levanta el verso con su rocío intrigante, el cual tu sabes que ha estado vigilando tu mente Tú no pediste el incognito ni el acertijo que hoy las vueltas y tu respirar no logran devorar
Levántate al misterio y su lejano fantasma; crías del dolor y el ruido maquinario
Eres un regalo a la aburrida noche que muy pocos sacrifican
Sumérgete pues en el vacío creativo e ignora con tinta y brocha el silencioso parloteo de la muerte Nunca el deterioro de diente o hueso vencieron la visión parida por la pérdida de sueño.

© 2013 Franck de las Mercedes