Return to BLOG

¿Para qué guardar un minuto de silencio? 

Si el que se va ya calla por sí mismo.

Eternamente

 

© 2010 Franck de las Mercedes