Return to BLOG

Toda la divinidad te la robaste tú.

Toda esa belleza que a otros se ha negado.
Se tropieza hoy contigo un astro
      jorobado, flacucho, débil, orejón y narizón.

Dadle algo de perfección, oh Cristo.

© 1999 Franck de las Mercedes